Trim, el gato navegante

Hoy este blog inaugura una nueva sección llamada “Celebridades Gatunas“, por lo cual poco a poco en este espacio encontrarán las historias de gatos célebres, ya sean de ficción o los que han dejado literalmente la marca de su patita en la historia.

El gato célebre elegido para este primer post es Trim, quien era conocido con el apodo del “gato navegante“. Este simpático felino vivió entre finales del siglo XVIII y a comienzos del siglo XIX. Increíblemente llegó a navegar 36 mil kilómetros alrededor de Australia durante 17 meses junto a su compañero de vida Matthew Flinders y logró hacer la circunnavegación del globo. Impresionante ¿verdad?

Flinders ya había hecho una travesía en 1970 por el sur del continente y con ello quería probar que era un continente y no un grupo de islas como se creía en ese entonces. A bordo de la nave, llamada “Reliance“, se encontraba una gata embarazada originaria de Stepney, Londres. En algún lugar del sur del Océano Índico, entre el Cabo de Buena Esperanza (Sudáfrica) y Bahía de Botany (sudeste de Australia) dio a luz a unos gatitos en 1797. El hecho de que hayan nacido en el mar significaba que pronto los pequeños mininos se acostumbrarían al movimiento del barco y desarrollarían un impresionante sentido del equilibrio, sin contar que ellos llegarían a ser diferentes al resto de los gatos ya que no le tendrían miedo al agua o a mojarse.

Trim-el-gato-navegante

De toda la camada de gatitos que habían nacido ese día, había uno que sobresalía del resto por su energía, agilidad y atrevimiento. Este gatito era de color negro azabache, con patitas, labio inferior y pecho de color blanco. A Flinders le gustó tanto que lo adoptó y lo nombró Trim. Su nombre deriva de una novela de Tristram Shandy en la cual el sirviente del tío Toby , James Butler, asistió a su amo con gran fidelidad y afecto, de allí proviene el nombre. Flinders también escribió un tributo biográfico en honor a Trim, en el cual describía los sentimientos de admiración y afecto que sentía por él.

 Flinders notó que muchas veces la energía frenética del minino lo condujo a caer por la borda, pero pese a ello él nunca se inmutó, de hecho no le tenía miedo al agua y parecía que era capaz de nadar de forma natural. Cuando le lanzaron una cuerda para que pudiera subir a la embarcación nuevamente, él la sostuvo como un hombre y corrió por ella como un gato. Rápidamente él fue capaz de subirse a las pasarelas más rápido que cualquier miembro de la tripulación del buque. “Él creció para ser uno de los mejores animales que he visto”, observó Matthew Flinders.

trim

“Su cola era larga, amplia y tupida. Su cabeza era pequeña y redonda. Su fisonomía denotaba inteligencia y confianza. Sus bigotes eran largos y elegantes. Sus oídos fueron cosechados en una curva hermosa. Trim solía pesar entre 10 y 12 libras (entre 4,5 y 5,5 kilos)”.

Según Flinders, este paradigmático felino de gran gracia y belleza tenía un defecto, la vanidad. Especialmente de sus patitas blancas como la nieve. Con frecuencia se ponía en el puesto de mando ante los oficiales o se posicionaba en medio de sus pies y extendía sus dos patitas delanteras en la postura de león acostado, lo cual obligaba a los oficiales a detenerse para admirarlo. Pese a este defecto de su carácter, Trim llegó a convertirse en uno de los favoritos a bordo del Reliance. Pronto aprendió a saltar sobre las manos unidas de los marineros y todos disfrutaron de instruirlo en este arte, por lo que pronto llegó a alcanzar la perfección en ello. Debido a que aprendía tan rápido los marineros decidieron enseñarle varios trucos, uno de los favoritos era que él se acostara de espaldas en la cubierta con sus cuatro patas estiradas y que permaneciera en esta pose hasta que se le diera una señal para pararse. Sin embargo, si lo dejaban mucho en esa pose, él comenzaba a hacer un ligero movimiento con la punta de su cola, lo cual indicaba el inicio de su impaciencia, por lo cual sus amigos debían dar por terminado el truco. Trim sentía una gran pasión por todo lo que estaba en movimiento ya sea una bala de mosquete atada a una cuerda o una bola que rodara hacia atrás y adelante a lo largo de la cubierta.
En 1800 el Reliance navegó de vuelta a Inglaterra a través del Cabo de Hornos y Santa Helena, permitiendo así que Trim completara su circunnavegación alrededor del globo.

El próximo viaje a los mares del Sur fue en el “Investigator” y Trim estaba nuevamente en su elemento, de hecho él se convirtió en el maestro de los diversos perros que se encontraban a bordo. Flinders circunnavegó Australia en 1801, 1802 y 1803, y fue acompañado en todo momento por su gato. En una ocasión, en el Golfo de Carpentaria, el clima era tan húmedo y la comida fresca era tan escasa que Trim parecía estar envejeciendo prematuramente, lamentablemente perdió peso y su pelaje empezó a encanecer. Sin embargo, cuando el clima mejoró, también lo hizo su salud y para cuando llegaron al puerto él ya había recuperado su figura, así como su bello pelaje negro azabache.

trim-and-flinders2

El Investigator no estaba en muy buenas condiciones para navegar en el mar, por lo cual Trim y Flinders abordaron otro barco, el “Janty“, para el regreso a Inglaterra. Por desgracia golpearon un arrecife de coral y el 17 de agosto de 1803 naufragaron. Los sobrevivientes, incluyendo Flinders y su gato, nadaron hasta la costa de la isla Cato en el Mar del Coral, donde tuvieron que sobrevivir dos meses largos y difíciles. Como siempre, Trim ayudó a entretener a los hombres a mantener el ánimo hasta que fueron rescatados por una goleta a la cual Flinders llamo “Minikin” y otro buque más grande y cómodo que serviría para volver a Inglaterra a través de China. Trim podría haber viajado en eso, pero prefirió quedarse con Flinders en la goleta que resultó estar agujereada. Por esta razón los navegantes tuvieron que detenerse para hacer las reparaciones correspondientes en la isla Francesa de Mauricio, pero a causa de que Francia e Inglaterra por ese entonces se encontraban en guerra los viajeros fueron acusados de espionaje y apresados. Trim, Flinders y otro oficial fueron encerrados en una habitación, pero pese a esto el gato se las ingeniaba para evadir a sus captores y salir a explorar, hasta que sus andanzas se hicieron demasiado frecuentes y nuevamente fue encerrado.

Los presos fueron trasladados para estar con otros reclusos en La Maison Despeaux, donde una señora francesa se encaprichó con Trim y se ofreció a llevarlo como compañero para su hija pequeña. Ante la sospecha de que esto podría ser algún truco sucio en el cual estaban involucrados los guardias, Flinders aceptó de mala gana. Pero a tan solo dos semanas, la gaceta que contenía las noticias de la isla, confirmaba que Trim no se encontraba en ningún lado, por lo cual se ofreció una recompensa de 10 dólares, para quien lo trajera sano y salvo, pero todo fue en vano y Flinders tenía el corazón roto, él inclusive estaba dispuesto a dar 50 dólares por el regreso de su gato. Pero llegó a la conclusión de que posiblemente se perdió y en cuanto Trim se descuidó fue comido por algún esclavo hambriento.

Statue of Matthew Flinders' Cat

“Así pereció mi Trim inteligente y fiel. El deportivo, el compañero cariñoso y útil de mis viajes durante cuatro años. Nunca, mi Trim te volveré a tener ni a ver nuevamente. Nunca dejarán de lamentarse todos aquellos que tuvieron el placer de saber de ti. Tu maestro cariñoso y amigo te promete que si alguna vez tuviera la dicha de disfrutar del reposo en su país natal en una casa de campo con techo de paja rodeado de medio acre de tierra, erigirá en el rincón más retirado un monumento para perpetuar tu memoria y el registro de tus inusuales méritos.”

Flinders estuvo apresado durante siete años hasta que se le permitió regresar a Inglaterra con su esposa, quien apenas lo había visto desde su matrimonio en 1810 a la edad de 36 años. Su cautiverio había sido duro y lo había envejecido en exceso. Con el rápido deterioro de su salud logró sobrevivir durante 4 años más y murió en 1840. Es poco probable que hubiera sido capaz de erigir el monumento que había prometido para su gato.

trim-and-flinders

Sin embargo, tras el transcurso de unos 200 años más tarde, nadie se ha olvidado de Matthew Flinders ni de su fiel compañero Trim. Una estatua de bronce de Trim fue erigida por el escultor John Cornwell. La misma se encuentra en una repisa de la ventana de la Biblioteca Mitchell en la calle Macquarie en Sydney, Australia. Fue ubicada detrás de la estatua del mismo Flinders, la cual fue construida en 1925, cuando su nieto donó sus documentos a la biblioteca. La estatua del gato fue encargada por la North Shore Historical Society y se dio a conocer en marzo de 1996. Otro dato interesante es que el café de la Biblioteca también lleva el nombre del gato navegante. La placa que se encuentra debajo de la estatua dice:

A LA MEMORIA DE TRIM
El mejor y el más ilustre de su raza
El más afectuoso de los amigos,
el más fiel de los siervos,
y la mejor de las criaturas.
Hizo un recorrido por el mundo y un viaje a Australia,
que circunnavegó y volvió a ser el
deleite y el placer de sus compañeros de viaje

Escrito por Matthew Flinders en memoria de su gato
Memorial donado por la sociedad histórica North Shore

flinders

trim1

Aunque me entristeció bastante el desenlace de la historia, y realmente ansiaba que Trim apareciera de la nada, este no fue el caso. Ya que como posiblemente todos los que tienen gatos sabrán, a la mayoría de ellos les gusta jugar a la escondida para entretenernos en alguna ocasión. Más allá de ello me conmovió el conocer la historia del gran lazo de afecto que ambos tuvieron entre sí. Es admirable ver como el amor lo trasciende todo y aún hoy nos seguimos maravillando y emocionando con este tipo de historias.

Fuentes: