¿Cómo introducir un gato en casa?

En este artículo aprenderás las mejores técnicas para introducir un nuevo gato a la familia sin tener conflictos. Para lograr este objetivo solo necesitarás tiempo y paciencia para conseguir que el nuevo integrante se sienta bienvenido y se adapte sin dificultad.

Primeramente, antes de llevar al nuevo miembro gatuno a tu hogar debes hacer algunos preparativos y para ello debes lograr que se familiarice con los olores. Por lo cual, se recomienda que le dones alguna prenda con tú olor a tu nuevo minino para que la use como ropa de cama. Asimismo, si hubiera otro gato en el hogar, toma alguna prenda que el nuevo minino use en su refugio y colócala en la cama de tu gato establecido. De esta forma le permitirá a ambos asimilar el hecho de que hay otro gato en su territorio, evitando el confrontamiento físico.

También puedes considerar la posibilidad de utilizar música que contribuya a relajar a tu gato o puedes aromatizar el lugar con aromas como lavanda o jazmín, particularmente recomiendo la esencia natural. Esto puede ayudar a que tus gatos se sientan más relajados y reduzcan sus niveles de estrés.

www.gatulandia.com-1

Debido a que el nuevo miembro gatuno posiblemente se sienta algo abrumado a causa de todo lo que conlleva su nuevo entorno, lo mejor es que este ubicado en una habitación solo para él, por lo menos al principio, para que se sienta tranquilo y seguro. Las cosas que no deberían faltar en la habitación son:

  • Abundante comida y agua
  • Una caja de arena o inodoro gatuno, el cual debe estar lejos de su agua y alimento. Respecto a la arena o piedras sanitarias, asegúrese de llevar la más natural que tengan,  intente no abrumar a su gato con aromas o texturas.
  • Una manta vieja, una cama o algún juguete del lugar de origen del minino. Eso servirá para que se sienta en casa y le brindará un área designada para dormir.
  • Otra cosa que no pueden faltar son algunos juguetes, ya que con ellos se mantendrá activo y entretenido.
  • Contar con un rascador vertical ayudará a que tu gato se sienta más cómodo en su nuevo entorno y a su vez evitará que arañe tus muebles.
  • Una caja o lugares para ocultarse que le sirvan como escondite, esto saciará su necesidad de ocultarse y lo ayudará a sentirse seguro, lo cual le permitirá ser lo suficientemente valiente como para explorar.

www.gatulandia.com-3

El factor principal para lograr que el nuevo miembro se adapte bien a nuestro hogar es darle mucho cariño. La forma más simple de demostrarle tu cariño es acariciándolo sin acosarlo, jugando o simplemente pasando tiempo con él para que no se sienta solo. Mientras comparten tiempo juntos permite que te olfatee, se frote o incluso que trepe encima de ti. Para ello puedes recostarte en el piso ya que esto desde su perspectiva reduce tu altura y te hace ver menos intimidante. Antes de empezar a abrazarlo o levantarlo, permítele que te conozca y genere un lazo de afecto contigo. Una forma muy sutil de acercamiento es ofrecerle unos granitos de alimento de tu mano. Nunca lo observes fijamente, ya que las miradas fijas son un signo de agresión en el lenguaje corporal felino. También asegúrate de pestañearle de forma pausada con frecuencia, esto le ayudará a calmarse y es una forma de demostrarle tu amor en el lenguaje de ellos.

Durante el periodo de adaptación del minino debes determinar cuán seguro se siente, si notaras que luce valiente o si hiciera alboroto o arañara la puerta luego de unos días debes abrirle y dejar que explore. Por otro lado, si aún luce aterrado por el nuevo entorno y no ha intentado salir de la habitación en más de una semana, dale más tiempo para que se adapte.

La forma correcta de presentar al gato en la familia es cuando el ambiente se encuentra calmo y tú cuentas con el tiempo suficiente para lograr que el nuevo miembro no se sienta solo o tenga miedo. En caso de que tengas niños pequeños a cargo, explícales que el gatito necesita tiempo y espacio para establecerse. Por lo cual, permite que visiten al nuevo integrante bajo supervisión y por breves periodos, e indícales que deben estar tranquilos y quietos en la habitación del felino. Dales unos granitos de alimento a los niños para que los coloquen en el piso y se los ofrezcan al minino para que sienta que son parte de la situación. Bajo ninguna circunstancia permitas que los niños lo pellizquen, vistan, pinten, le jalen la cola, las orejas, las patas, los bigotes o que lo maltraten de cualquier otra forma. Enseñales a los pequeños a respetar y a comprender el lenguaje corporal del gato. Si el animal bufea, se encorva o sus ojos se vuelven grandes y negros significa que está asustado. Por lo cual, si algún niño notara que el gatito hiciera esto, debe alejarse y asegurarse de que el felino cuente con una ruta de escape clara y sin obstrucciones hacia su escondite.

Logra que tu nuevo integrante se integre al resto de tu familia y al hogar. Primero debes llevar distintos objetos pertenecientes a otras zonas del hogar a su habitación actual y haciendo esto lograrás que asimile los diversos olores y reconozca algunos objetos de las otras áreas. Permítele  olfatear una almohada del sofá o una manta de tu habitación, luego, abre la puerta y espera a que el felino se aventure por su cuenta a medida que explore las áreas y los olores del resto de la casa. Recuerda que siempre debes estar cerca pero sin distraerlo.  Al principio, cuando le dejes la puerta abierta hazlo de noche, cuando la casa esté en silencio y el gato pueda orientarse. Si sale de la habitación por voluntad propia, también podrá regresar de forma segura si se siente amenazado. Espera a que se sienta completamente cómodo con el resto de la casa antes de dejarlo deambular sólo.

Cuando el gatito se acostumbre al resto de la casa, reubica su comida y caja de arena (inodoro), en el lugar en el que desees que se queden permanentemente. Eso sí, asegúrate de que el felino sepa a dónde las has movido o estará muy ansioso.

Durante la primera semana, debes mantener al nuevo minino en la habitación segura.

Solucionando problemas de convivencia con otro gato en el hogar

www.gatulandia.com-2

En caso de que haya otro gato, déjalos en ambientes separados ya que ellos se acostumbrarán lentamente a los sonidos y a la presencia del otro. Permite que los gatos se acostumbren al olor del otro antes de que se conozcan. Cepíllalos con el mismo cepillo, acaricia a uno, luego al otro, dale a un gato la manta o el juguete favorito del otro. Frota una toalla contra las glándulas odoríferas de la mejilla del nuevo gato y dásela al otro gato para que la olfatee y la investigue. Al inicio los gatos podrían sentirse amenazados por el nuevo olor, pero luego se acostumbrarán a él. El primer paso que puedes dar es el dejar un poco abierta la puerta de la habitación en la que se encuentra el nuevo miembro felino, para que los gatos puedan empezar a olerse el uno al otro.

Haz que los gatos se conozcan, para ello coloca al nuevo minino en su jaula y llévalo a una habitación de la casa. Coloca la jaula con el nuevo gato en una silla segura para que el gato establecido olfatee y explore al nuevo, sin que ninguno de ellos se pelee. Esto lo ayudará a sentirse menos vulnerable. Si el nuevo gato o los establecidos actúan con mucha agresividad, termina la presentación. No aceleres este proceso, separa a los gatos y vuelve a intentarlo al día siguiente. Si las cosas no funcionaron, asegúrate de jugar con cada gato por separado antes de cada encuentro, para que estén físicamente agotados y sea menos probable que quieran pelear.

Considera el alimentar a tus gatos cerca el uno del otro, utiliza una barrera en donde puedan verse pero no alcanzarse. Debes organizar estos encuentros cuando ambos gatos se encuentren tranquilos y relajados para que acepten la compañía del otro sin estresarse. Si su comportamiento sigue siendo violento, aliméntalos en partes opuestas de la casa. Luego acerca su comida lentamente, hasta que se acostumbren a comer juntos.

Intenta que tus gatos compartan tiempo juntos todos los días, si las cosas empeoraran regresa a tu nuevo minino a su habitación. Cuando tus gatos se encuentren juntos, aliméntalos, juega con ellos y es importante brindarle mucho amor y atención. Ten presente que ellos deben asociar el tiempo que pasan juntos como momentos felices y placenteros. Recuerda que ellos necesitan sus propios recursos, especialmente su caja de arena o inodoro, jamás los gatos deben compartirla y lo mismo será para la comida o el agua.

En caso de que tuvieras otras mascotas, primero presenta al nuevo minino ante tu gato. Preséntalo ante una mascota cada vez. En caso de que tuvieras un perro, por ejemplo, haz que el nuevo gato se adapte a tu gato antes de traer a tu perro. Por norma general el gato se comunicará con el perro y le hará saber que hay otra mascota gatuna en la casa. No presentes primero al nuevo minino ante el perro porque el gato se sentirá desplazado, confundido y abrumado. En caso de que tuvieras varios gatos, primero preséntaselo al gato alfa.

Solucionando problemas de convivencia con un perro en el hogar

Cat-12

Dale tiempo al felino para que se acostumbre a su nuevo entorno, antes de conocer a tu perro. Antes de la presentación, da un largo paseo con tu perro para que esté cansado y somnoliento cuando se encuentre con el gato. Mantén a tu perro con su correa puesta cuando ambas mascotas se conozcan, así será menos probable que actúe de forma agresiva y tu nuevo gato se sentirá menos amenazado. En lo posible haz las presentaciones cuando un amigo o un familiar esté presente, de esta forma una persona cuidará al perro y otra al gato. Premia al perro si ignora al gato cuando ambos están en la misma habitación. Dile lo listo que es y capta su atención con bocadillos. Deja que mire al gato, pero si empieza a gruñir o a mostrar signos de violencia da por finalizada la presentación.

Considera brindarle a tu perro una golosina sabrosa, esto puede lograr que él pierda interés en perseguir o molestar al gato. Asimismo, esto le permitirá al perro a asociar al gato con cosas placenteras (como una golosina), en lugar de provocar un comportamiento predatorio.

Permítele al minino acercarse al perro, para ello puedes dejar que el gato ingrese al entorno en donde se encuentra el perro. En esos periodos de reunión permite que ambos se olfateen y caminen alrededor del otro, recuerda estar preparado para actuar de mediador en caso de que algo salga mal.

Cuando ambos animalitos se sientan cómodos en presencia del otro, deja a tu perro sin la correa puesta. Pero continúa supervisándolos hasta estar completamente seguro de que ambos se han acostumbrado el uno al otro. Sé muy cuidadoso si vas a hacer que un perro grande y un gatito pequeño se conozcan.

Espero que les haya gustado este artículo y no olviden que pueden dejar su opinión en los comentarios.❤